Capitulo VI

CAPITULO VI – TRIBUNALES DE CONDUCTA
ARTICULO 37. Las sanciones disciplinarias serán impuestas por los Tribunales de Conducta Nacional o Distritales, según corresponda en cada caso.

ARTICULO 38. Los Tribunales de Distrito tendrán competencia para juzgar exclusivamente a los afiliados de su distrito y por hechos cometidos en el mismo. En los demás casos será competente el Tribunal Nacional.

ARTICULO 39. El Tribunal Nacional de Conducta está integrado por tres (3) miembros titulares y tres (3) suplentes en carácter de conjueces, elegidos por la Convención Nacional cada tres años, pudiendo ser reelectos. Entre sus miembros se distribuirán los siguientes cargos: Presidente y dos secretarios. La presencia de dos será indispensable para formar quórum. Toda resolución deberá ser adoptada con la participación de los tres miembros.

ARTICULO 40. Los miembros suplentes reemplazarán a los titulares en caso de recusación, inhibición, licencia por más de tres meses, renuncia o fallecimiento, a cuyo fin se practicará sorteo para llenar las vacantes producidas.

ARTICULO 41. Cuando el Tribunal Nacional de Conducta hubiere perdido definitivamente el número de los miembros necesarios para funcionar legalmente, la Mesa Directiva de la Convención Nacional, lo integrará provisionalmente hasta la próxima sesión de la H. Convención.

ARTICULO 42. Para ser miembro del Tribunal Nacional de Conducta se requiere: ser afiliado, tener cuatro (4) años de antigüedad, no menos de treinta (30) años de edad, y no haber sido nunca sancionado en el Partido salvo en caso de amonestación privada cuyo efecto prescribe a los cinco años.

ARTICULO 43. Mientras estén en ejercicio de sus funciones, los miembros de los Tribunales de Conducta, no podrán integrar otros órganos partidarios ni desempañar cargos públicos de carácter político, electivos o no.

ARTICULO 44. El Tribunal Nacional de Conducta juzga en instancia única a los funcionarios nacionales electivos y a los Ministros del Poder Ejecutivo Nacional, por sus actuaciones en cuanto a tales. La causa podrá tramitarse durante o después de cumplidas las funciones de aquéllos.

ARTICULO 45. El Tribunal Nacional de Conducta tendrá jurisdicción exclusiva en los casos de conflictos de competencia que se plantearen por la iniciación de causas originadas en un mismo hecho.

ARTICULO 46. Conoce en grado de apelación en todos los casos de sanciones disciplinarias aplicadas por los Tribunales de Conducta de los Distritos. En el recurso de apelación queda comprendido el de nulidad.

ARTICULO 47. El recurso debe interpretarse y fundarse por escrito ante el Tribunal que aplicó la sanción, dentro del término de diez (10) días. El Tribunal Nacional de Conducta deberá resolver las cuestiones que conozca en grado de apelación, dentro del plazo de treinta (30) días.

ARTICULO 48. Las sanciones disciplinarias no se darán a publicidad ni se aplicarán mientras no queden firmes.

ARTICULO 49. Las sanciones disciplinarias que pueden aplicar los Tribunales de Conducta son:
a) Amonestación privada;
b) Apercibimiento público;
c) Suspensión de hasta un año;
d) Cancelación de la ficha de afiliado;
e) Expulsión.

ARTICULO 50. Los Tribunales de Conducta iniciarán sumario en los siguientes casos:
a) De oficio;
b) Cuando se lo solicite alguno de los órganos del Partido;
c) Por denuncia escrita, fundada y ratificada de cualquier afiliado;
d) A pedido del propio afiliado para que se juzgue su conducta con relación a hechos determinados;
e) Cuando un afiliado haya desempeñado cargo público está obligado a formular este pedido dentro de los tres meses siguientes al cese de sus funciones.

ARTICULO 51. La prescripción se operará una vez cumplido un año desde la fecha de comisión del último hecho punible. Cuando se trate de afiliados sometidos a proceso penal, el Tribunal partidario deberá resolver su situación después del fallo judicial, a partir del cual se contará el plazo de un (1) año para la prescripción.

ARTICULO 52. En caso de iniciarse sumario contra cualquier afiliado integrante de algún órgano partidario, el Tribunal de Conducta podrá, si lo estimase necesario, en razón de la gravedad del hecho, suspenderlo provisionalmente en el ejercicio de sus funciones.

ARTICULO 53. En caso de iniciarse la causa por denuncia se dará de inmediato trámite al sumario, notificando al denunciado por telegrama colacionado. Dentro del plazo de diez (10) días, el denunciado deberá comparecer, fijar domicilio y formular su descargo.

ARTICULO 54. En los quince (15) días posteriores al vencimiento del término anterior, se deberá producir la prueba; el Tribunal deberá fallar en un plazo no mayor de quince (15) días, después de la clausura del término de prueba.

ARTICULO 55. Cada Tribunal dictará, con carácter general, las normas procesales dentro de los sesenta (60) días siguientes a su elección, las de su propio funcionamiento interno y otras que sean necesarios al buen cumplimiento de sus fines. En todas esas reglas se tratará de garantizar el derecho de defensa en juicio, la averiguación de la verdad y la celeridad del proceso.

ARTICULO 56. Si los Tribunales de Conducta de los Distritos no reglamentaren el proceso dentro de los sesenta (60) días siguientes a su elección, las causas que entretanto se iniciaren se regirán por las normas del Tribunal Nacional de Conducta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s